EMPRESA-CANDIDAT0:SI QUIERES VER LAS OFERTAS DE TRABAJO, ENTRA EN SELECCIÓN (tarjeta azul) Y CLICA EN OFERTAS. PUEDES ENVIARNOS TU CV. GRACIAS. -


Estan en Inicio, Recruitment, Opinión ByG




Crisis de valores ... valores en crisis.
Una reflexión en voz alta.........
¿Porqué es bueno trabajar en una pyme?
Vacaciones y trabajo
La dirección del talento en la plantilla del FC Barcelona: un modelo para las empresas
El ocaso de los directores de RRHH?
Productividad: más allá del tópico

Crisis, empresa y recursos humanos

 Opinión ByG
Crisis, empresa y recursos humanos
22-02-09

La necesidad que tienen las empresas, en tiempos de crisis, de hacer cosas diferentes a las que hacían antes, otorga un papel central a la gestión de personas en las organizaciones. Conseguir que un empleado haga su trabajo con una nueva orientación implica saber dirigir personas. El no hacerlo, supone mantener una estructura de costes estructurales no operativos.

Cuando una caja o banco recibe a un directivo de empresa en búsqueda de financiación, a menudo se encuentran que el empresario no tiene un plan de acción para salir de la crisis. De hecho, muchos empresarios hicieron recientemente negocios sin saber hacer un plan de empresa. Esta mala práctica, por suerte, ya es historia. Analizar bien el nuevo mercado, redefinir estrategias que den valor a los propios productos y servicios y establecer nuevos procesos de gestión que permitan llegar más y en mejores condiciones al cliente, son los retos de la empresa actual. Un empresario que sólo ha considerado reducir costes es cómo un entrenador de fútbol que afronta un partido con el objetivo de empatar. Acabará perdiendo.

Un plan de viabilidad es precisamente esto. Puede incluir medidas desagradables, pero debe tener mucho más contenido creativo que mutilativo. Implicar a los trabajadores en la reorientación empresarial es vital, especialmente a la hora de compartir los objetivos propuestos por la alta dirección. Cómo se hace? Es posible? Por supuesto que sí, pero hay que saber dirigir personas. Se les ha de decir lo que se espera de ellos y ser más claro que nunca, porque serán los propios trabajadores quienes implementarán los cambios que la dirección desea. No considerar a los empleados como actores del cambio es un error fatal, ellos han de ser los protagonistas del guión que escriben los de arriba.

Son tiempos duros para las empresas y también para parte de la sociedad, pero un nuevo modelo de organización emergerá con fuerza, la empresa del siglo XXI, basada en las fortalezas internas y en el valor que aportan sus colaboradores como equipo.


Escrito por BEARN & GRAY: ARTICULO 1 - FEBRERO 2009