EMPRESA-CANDIDAT0:SI QUIERES VER LAS OFERTAS DE TRABAJO, ENTRA EN SELECCIÓN (tarjeta azul) Y CLICA EN OFERTAS. PUEDES ENVIARNOS TU CV. GRACIAS. -


Estan en Inicio, Recruitment, Opinión ByG




Crisis de valores ... valores en crisis.
Una reflexión en voz alta.........
¿Porqué es bueno trabajar en una pyme?

Vacaciones y trabajo

La dirección del talento en la plantilla del FC Barcelona: un modelo para las empresas
El ocaso de los directores de RRHH?
Productividad: más allá del tópico
Crisis, empresa y recursos humanos
 Opinión ByG
Vacaciones y trabajo
23-07-09

Nos encontramos en plena canícula estival. Es época de visualizar mentalmente los días soñados de descanso: en la playa, en la montaña, en família, con amigos. Cada uno de nosotros las disfrutará a su manera, que es lo que toca.

El pequeño empresario, en cambio, ya está molesto porque en España, y más concretamente en Catalunya, a partir de la verbena de Sant Joan, 23 de junio, existe un quorum implícito en el que la actividad decrece drásticamente, especialmente aquella destinada a desarrollar y consumar oportunidades de negocio. Salvo que este negocio no se encuentre vinculado con el turismo, la hostelería y restauración, la mentalidad social laboral se relaja, como si el sol y el calor fundiera los problemas que nos acechan, en especial este año 2009, con un último cuatrimestre amenazador para todos, sin duda.

¿Qué sentido tiene que más del 60% de los trabajadores del país desconecten desde el 23 de junio hasta principios de septiembre? Son más de 2 meses malgastados, por el disfrute de las vacaciones al unisono durante el mes de agosto pero también por la antes mencionada visualización de las mismas durante el horario de oficina en el mes de julio.

Disponiendo en España de un clima absolutamente privilegiado, envídia de la mayoria del resto de paises miembros de la UE, donde el sol comienza a hacernos la vida agradable desde el mes de abril hasta bien entrado el mes de octubre, sería muy recomendable distribuir el periodo vacacional durante este largo intervalo de tiempo, de manera escalonada, evitando parones forzosos globales concentrados en un mes. En buena lógica, todos salen ganando. El trabajador tendría mayor margen de maniobra para elegir sus vacaciones. Por ejemplo, una ejecutiva asalariada soltera y sin hijos podría elegir el mes de mayo para su disfrute, aprovechando que no tiene niños a su cargo, para realizar su soñado viaje de aventura en Costa Rica, mientras que el operario de cualquier planta industrial, a punto de jubilarse, podría marcharse con su esposa a disfrutar de la campiña cordobesa, donde se encuentra con sus familiares en el pueblo de toda la vida, con un sol menos justiciero y mayor tranquilidad, que es lo que anhelan. Otros las seguirían prefiriendo como ahora, por otros motivos, pero ya no sería algo forzoso.

La concentración de las vacaciones en agosto de manera masiva es irracional e improductiva. Pagamos más por nuestras pernoctaciones, encontramos más aglomeración que nunca, lo que conlleva casi siempre peor servicio, el hotelero se queja de que quiere desestacionalización de su negocio y el empresario, que es quien paga al trabajador, se lamenta de que entre julio y agosto paga 3 nóminas (las 2 naturales del mes, más la paga extra de verano, en bastantes casos) mientras que obtiene un rendimiento que no llega ni a una. Porque, ¿alguien no relacionado con la hostelería, turismo y afines, está en condiciones de afirmar que trabaja en julio aún más intensamente? Más bien al contrario, ¿verdad?

Escrito por BEARN & GRAY: ARTICULO 5 - VERANO 2009